15 octubre, 2012

Ventas coletivas




Muy buenos dias, estaba leyento este articulo de la Vanguardia y quizás a alguien le interese.

=====================================================================



El sector inmobiliario se reinventa con la venta colectiva de viviendas a buen precio

Una persona de entre 20 y 40 años que vive de alquiler y busca una oportunidad | La rebaja oscila entre el 10% y el 35%, según la promoción y el lugar en el que esté | En muchos casos son promotores o vendedores reciclados en busca de negocio 


Hubo un tiempo en el que los pisos se vendían cuando aún no se habían construido. Años en los que se edificaban más viviendas en España que en Reino Unido, Alemania y Francia juntos. Una época de abundancia que ha dado paso a una sangría sin precedentes en el sector inmobiliario. El que era motor económico no consigue reactivarse y lleva años gripado, aunque empieza a reciclarse con alternativas a la venta tradicional de viviendas. Un nuevo modelo de venta en grupo que podría dar salida a las más de 800.000 pisos nuevos y vacíos que no encuentran comprador.

En Madrid, Valencia y País Vasco han nacido páginas de internet similares a Groupalia, Groupon, Lets Bonus, Viavip que funcionan con éxito en la red y ofrecen ocio, hoteles, belleza y gastronomía a un precio rebajado y que aplican esta venta colectiva al sector inmobiliario. Los descuentos finales alcanzados a través de estos portales pueden oscilar entre el 10 y el 35% del valor de la vivienda.

"No consiste en comprar un piso para compartirlo con otros", aclara Manuel Iglesias, director comercial de Grupeate. La idea es agrupar a posibles compradores en función de los intereses, zona o promoción de cualquier ciudad de España en la que desean vivir, y después ofrecerle al promotor la posibilidad de vender cinco o más pisos de golpe. Cuanto mayor sea el grupo, más importante será el descuento. "No es lo mismo vender con cuentagotas que desprenderse de un determinado número de unidades de una vez", señala Iglesias.

La iniciativa surge de la necesidad de promotores y agentes inmobiliarios de reconvertirse y buscar nuevos nichos de mercado. Porque lo que funcionaba hasta ahora ya no sirve. Iglesias antes dirigía una inmobiliaria tradicional. La crisis le pilló de lleno y tuvo que renovarse. El mismo producto, pero una nueva manera de vender. En esta misma situación, se encontró José Ignacio Cuadrado tras 20 años de dedicación al sector inmobiliario como constructor y promotor. "Tuve que reciclarme y monté Compramospiso que tiene menos costes económicos por funcionar a través de la red. El portal lleva tres meses funcionando", señala.

Cuadrado apunta que su labor se centra en la comunicación y negociación con los promotores o los bancos, que en estos momentos son los grandes propietarios de las viviendas nuevas. Una vez se une a un grupo de personas interesadas en comprar un piso se dirige al propietario para lograr la rebaja. El comprador recibe asesoramiento durante todo el proceso y puede visitar el piso in situ. Con todo, reconoce ciertas reticencias por parte de los usuarios, ya que se trata de una fórmula un tanto desconocida aún.

El profesor Joan Carles Amaro del departamento de Control y Dirección Financiera de Esade considera que la aplicación de las denominadas compras colectivas por internet favorecen la dinamización de un mercado que ha sufrido un retroceso muy importante. "Permite aprovechar las redes sociales que ahora tienen mucha potencia en la comercialización de pisos. Lo que combinado a la compra tradicional puede dar oxígeno al mercado", dice.

En este sentido, sostiene que permite a ciudadanos normales aprovecharse de descuentos por la compra de viviendas en bloque, algo que parece sólo reservado a grandes inversores. A su parecer la incógnita es saber si la demanda de vivienda se produce allí donde se concentra el stock o por el contrario se circunscribe a las grandes ciudades. 




Una variante de esta fórmula de compra en grupo es la que aplican en el portal Comprarunidos. Allí el comprador es el que pone el precio. Una especie de subasta en la que la última palabra la tiene el cliente. Jesús Terreros, uno de los socios fundadores, sostiene que este modelo de negocio tiene futuro en este momento. La página agrupa a los potenciales compradores que cumplen todos los requisitos para la adquisición, es decir que tienen la financiación asegurada, y que están interesados en una misma promoción. "El cliente -detalla- dice qué vivienda quiere y qué precio está dispuesto a pagar".

Cuando reúnen a un centenar de personas se inicia la negociación para estipular un precio. Se mantienen reuniones con los potenciales compradores se les informa y asesora de todo el proceso. "Si no conseguimos la rebaja que busca el usuario, no cobramos nada. Si hay acuerdo. el comprador nos da una comisión en función del beneficio obtenido". 


Los portales inmobiliarios generan cada mes entre seis y siete millones de usuarios. Las páginas de compra en grupo se quieren beneficiar de esta actividad y de la demanda latente que espera que el precio de la vivienda siga bajando. El perfil del usuario de estas páginas es el de un comprador de entre 20 y 40 años que vive en la actualidad de alquiler y espera que el coste de los pisos se estabilice a la baja para dar el salto a la propiedad. 


Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) dan cierto margen para el optimismo. Tras 18 meses de índices negativos la compraventa de vivienda nueva ha registrado una subida del 6,2%. respecto al 2011. Una reactivación que podría tratarse de un espejismo auspiciado por la supresión de la deducción por adquisición de una casa y la subida del IVA en 2013.